Ungüento de Caléndula.

 Este remedio natural es potenciado, gracias a la homeopatía o a un sencillo preparado, para que nos pueda ser útil si la piel que se encuentra irritada tiene una tendencia a infectarse. El uso tópico de esta hierba aplicada en forma de loción, gel o aceite aporta un efecto calmante para la piel irritada, y con frecuencia puede ayudar a aliviar la inflamación y prevenir la infección cuando otros métodos no nos ayudan.


Las flores secas de la caléndula pueden almacenarse por largo tiempo y usarse para la preparación de infusiones y ungüentos. Para secar las flores, basta con dejarlas en algún tipo de malla, protegidas de la humedad, pero bajo la luz directa del sol por 10 a 15 días. Después, guardarlas en un recipiente hermético.

Ungüento de Caléndula.

Ponga ½ taza de vaselina en un recipiente a Baño María. Una vez la vaselina se haya fundido, agregue un puñado de flores de caléndulas secas y trituradas, mantenga a fuego muy lento por una hora más. Por último, filtre o cuele las flores y guarde en un recipiente hermético de vidrio o porcelana.

PEl ungüento resulta muy efectivo contra las afecciones de psoriasis o seborrea y se puede preparar y almacenar por largo tiempo, es un excelente calmante para la piel. Aplicar a discreción.

0 comentarios:

Publicar un comentario