Flor de saúco para la dermatitis.

La flor de saúco se emplea para solucionar varios males o molestias del cuerpo. Tiene muchas propiedades: descongestiona las vías respiratorias, es diurético, purificador de la sangre, insecticida natural...

Pero entre las propiedades que tiene, hay algunas que se utilizan para alivia las incomodidades de las dermatitis. Es calmante, hidratante, antiinflamatorio y mitiga el picor de las erupciones súbitas.

Puedes tomarlo en forma de infusión y podrás beneficiarte de estas propiedades, pero lo ideal para la dermatitis es que se utilice aplicándolo de forma externa.

Para hacerlo debes echar 3 cucharadas de flor de saúco en ½ l de agua hirviendo. Dejar hervir unos segundos. Reposar 1 minuto. Cuando aun esté caliente (pero que no queme) debes aplicar sobre la piel con un algodón o compresa.

El propóleo y la dermatitis del cuero cabelludo.

El propóleo es una medicina natural que proviene de las abejas y que estas fabrican para defender el panal y a sus crías de bacterias, hongos y de posibles infecciones o contaminación.

Este producto es un alimento que tiene un sinfín de propiedades buenas para nuestro cuerpo. Por ejemplo, el profesor Fan Che de Pekín ha tratado muchos casos de Psoriasis con comprimidos de propóleo (Própolis) y la mayoría de los casos mejoraron a los tres meses. Llagas, úlcera e incluso heridas han sido curadas y cicatrizadas por este mágico producto natural.

Hay que tener en cuenta que el propóleo, con sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, es un remedio que combatirá de manera eficaz la dermatitis y seborrea causada por hongos como Malassezia furfur o la famosa Candida.

Para aplicar este remedio casero y sobre todo natural, basta con preparar una mezcla de propóleo y agua hasta que se consiga una consistencia gelatinosa. Te mojas el pelo y te aplicas el champú casero. Lo dejas media hora y enjuagas.

Realiza esto cada día y verás como la dermatitis del cuero cabelludo y la seborrea desaparecen.