Diente de león o Taraxacum officinale.

El diente de león es una planta con un alto nivel de contenido en vitaminas y sales minerales.

En forma de emplasto, realizando uno con hojas frescas machacadas, ayuda a cicatrizar las afecciones de la piel como heridas o llagas.

Gracias a su contenido a taninos la covierte en una aliada con propiedades calmantes y relajantas de problemas circulatorios de la piel.

Para la dermatitis seborreica se recomiendan los lavados 3 veces por semana con diente de León, se toman 60 grs de la planta y se colocan a hervir en un litro de agua durante 10 min., luego se tapa, se deja enfriar, se cuela y se utiliza el agua para mojar el cuero cabelludo.

Veras como se notan sus efectos. No hay que utilizarla si se padece dermatitis por contacto.