Dermatitis por contacto o dermatitis alérgica.

La dermatitis por contacto o dermatitis alérgica es una inflamación de la piel por el contacto con algún material o sustancia irritante que causa una reacción alérgica o irritante.

Son muchas las sustancias que producen esta inflamación, pero los más comunes son algunas plantas, el níquel u otros metales, medicamentos, algunos tipos de tejidos, gomas, animales, disolventes y algunos otros productos químicos que componen compuestos de belleza e incluso perfumes.

Lo principal es no estar en contacto con el producto que te prodece la alergia, y si eso no es posible, se debe poner una protección que impida el contacto directo con la sustancia irritante. Pero claro, si no se sabe que sustancia es, cómo prevenirla. La simple observación puede darte pistas de cual es, pero sino, existe una prueba de alergia que determinará la sustancia que te produce la alergia. Se van colocando parches cutáneos que pueden ayudar a precisar cuál es el alergeno sospechoso que causa la reacción.

Lo mejor cuando empieza la dermatitis, es no hacer nada en la mayoria de los casos, aunque se puede aplicar compresas húmedas y lociones suavizantes para aliviar el picazón. Normalmente, el remedio médico es un tratamiento con corticoides.