Dermatitis en bebés.


La humedad que de manera inevitable se forma en la zona de los gluteos debido a la presencia de orina produce la irritación de la piel y dermatitis. No cambiar lo más rápidamente el pañal al bebé produce que la humedad penetre hasta la piel que su acción se ve empeorada por el efecto corrosivo del amoniaco contenido en la misma orina. De esa manera se favorecen las condiciones para que se reproduzcan las bacterias y microorganismos que se encuentran en las heces y puedan dañar la delicada piel del bebé.
El problema reside en que como el bebé no nos lo va a decir, hay que estar pendientes de algún tipo de síntoma. A menudo el nerviosismo y la inquietud del bebé, así como su llanto repentino y aparentemente sin causa evidente, se debe a la incomodidad producida por la dermatitis en curso.
El problema se produce con más frecuencia en verano. Por eso es bueno dejarlo un poco al aire libre.